Hoy ya no sólo luchamos por justicia para los Mártires de Acteal, sino también por justicia para nuestro hermano Simón Pedro.

 



Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.


22 de julio de 2021



Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicación nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional


Hermanas y hermanos:

Nos congregamos hoy de nuevo, al cumplirse 23 años y siete meses de la criminal Masacre de nuestras 45 hermanas y hermanos, más 4 bebés con cuya vida terminaron antes de que pudieran nacer; por cuya sangre inocente regada aquí es responsable un grupo de paramilitares priístas de Chenalhó, entrenados y armados por el estado mexicano, con participación de los tres niveles de gobierno, en su guerra de contrainsurgencia para intentar desmantelar la rebelión zapatista en nuestras comunidades. Llevamos todo este tiempo luchando por justicia para nuestros mártires, y hasta el día de hoy, nadie de los que organizaron la Masacre de Acteal ha sido castigado. Son ya 5 administraciones federales cómplices de los autores intelectuales y materiales de la Masacre, encabezadas respectivamente por: Ernesto Zedillo Ponce de León -uno de sus autores intelectuales-, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.

Andrés Manuel López Obrador y Rutilio Escandón se llaman a sí mismos “La Cuarta Transformación”, pero nosotros vemos que han hecho el mismo trabajo que el PRI y PAN para no encarcelar a los responsables de la Masacre, y hoy la violencia que se vive en Chiapas y en todo el país sólo ha ido en aumento.

En este mes de julio, las consecuencias de garantizar la impunidad a los asesinos en Chenalhó y pueblos vecinos desde 1997, ya ha cobrado muchas víctimas más. Entre ellas, está nuestro compañero Simón Pedro Pérez López, del ejido Nueva Israelita en el Municipio de Simojovel, a quien le fue arrebatada la vida por buscar activamente la paz frente al clima de violencia generalizada que vivimos en los Altos de Chiapas. Nuestro hermano Simón Pedro representa la tercera generación de defensores de los derechos humanos en su familia y siempre participó en los movimientos para defender a la Madre tierra en contra de los megaproyectos que amenazan a nuestros pueblos, y que han afectado a otros campesinos e indígenas en nuestro país y de otras partes del mundo. También buscó siempre el bien de su pueblo luchando en la organización, viendo por los desplazados y exigiendo justicia para los Mártires de Acteal y para todos los perseguidos por el mal gobierno. Siempre intentó proteger y ver por los que están sufriendo. Ahora sus papás, su esposa y sus hijos se quedaron desprotegidos, pero nuestra organización no los abandonará.

Hoy ya no sólo luchamos por justicia para los Mártires de Acteal, sino también por justicia para nuestro hermano Simón Pedro. Dice el mal gobierno que ya atraparon a quien lo mató, pero no se ha dicho nada de quiénes le ordenaron ese asesinato. No descansaremos hasta que se investigue y se castigue también a los autores intelectuales de su crimen. Y también seguiremos pendientes, pues ya tenemos experiencia en ver cómo tarde o temprano encuentran la manera de liberar a los autores materiales de los asesinatos de nuestros hermanos, como pasó cuando fueron liberando a los paramilitares que asesinaron a nuestros mártires de Acteal. Por eso seguiremos exigiendo justicia verdadera y no simulación en el caso del asesinato de nuestro hermano, desde la integración adecuada del expediente correspondiente.

Por eso hoy decimos que ya no sólo tenemos 45 hermanas y hermanos mártires más los 4 bebés no nacidos, sino que ahora Simón Pedro es un mártir más. Y hoy queremos pedirles a ellas y ellos que nos den su fuerza para seguir su ejemplo y continuar denunciando de dónde viene la violencia que estamos viviendo, y para seguir ayudando y animando a los que están siendo más afectados por ella, como los desplazados –Abejas y no Abejas- que hoy tenemos de nueva cuenta aquí en nuestro Campamento Civil por la Paz.

Todas y todos los cerca de 3,200 hombres, mujeres, embarazadas, niños, niñas, ancianos y ancianas desplazados indígenas que salieron huyendo con mucha dificultad de sus comunidades en Chenalhó y Pantelhó, refugiándose primero en las montañas y caminos, están todavía resistiendo duras condiciones de vida, pues abandonaron sus casas, animales y trabajos por tener que huir de las balas, las granadas y las bombas, por querer estar lo más lejos posible de los disparos, que además reviven para algunos los terribles recuerdos de lo vivido hace 23 años. Pero gracias a Dios Padre y Madre, hemos encontrado la solidaridad de muchos hermanos que en nuestro campamento y en otros campamentos que han organizado las iglesias, con el apoyo de organizaciones de la sociedad civil y muchas comunidades, hemos podido ofrecer un espacio seguro a los desplazados y juntar alimentos, ropa y otros artículos para que puedan sobrevivir estos difíciles días.

¿Pero quién es el responsable de este sufrimiento? Nosotros lo decimos bien claro, el responsable es el mal gobierno que ha propiciado y mantenido la impunidad desde hace décadas en el país y en la región. Y del gobierno mexicano actual que sabía también de la situación específica que se vive en Pantelhó desde hace mucho, y no había hecho nada para resolverla.

¿Así nos responden a la justicia que hemos estado exigiendo sin descanso por más de 23 años? ¿Con el asesinato de nuestro hermano Simón? ¿Con más desplazamientos forzados? ¿Con más incursiones militares en nuestro Municipio? ¿Con más soldados apostados cerca de nuestras comunidades? ¿Con más terror por operativos policíacos y de la guardia nacional? ¿Con más difamaciones a los defensores de los derechos humanos?

Ahora en medio del agravamiento de la violencia en la región, el mal gobierno nos manda a su Guardia Nacional y al Ejército Mexicano, diciendo que viene a cuidarnos y a protegernos. Y les decimos muy claro que nosotros no los llamamos. Les repetimos que Las Abejas de Acteal no queremos al Ejército y demás fuerzas de Seguridad Pública en nuestro territorio, no queremos que entren a nuestras comunidades a molestar a nuestra gente. ¿Por qué mandaron a su Guardia Nacional a Chenalhó, si aquí no han sido los enfrentamientos? Vemos que sólo vienen a espantar a la gente, a las mujeres, a los niños. Igual que en ’97 y ’98, el Ejército y la Seguridad Pública no van donde están realmente los problemas, sino a donde el gobierno quiere y le conviene. Pero ya hemos visto su trabajo: sólo hostigan a las mujeres, asustan a los ancianos. Sepan que no es su lugar, y que no está bien que se instalen donde quieran, molestando a la gente. Su sola presencia para nosotros es fuente de intranquilidad: sus armas, sus ropas y sus carros ya son una amenaza y un miedo para la población civil, sobre todo para los niños, las mujeres y los ancianos; más aún para los sobrevivientes de la Masacre de Acteal y por todas las violaciones a los derechos humanos que han cometido y siguen cometiendo en Chiapas y el resto del país. No les tenemos confianza, pues no es cierto que el Ejército mexicano, la Guardia Nacional y la fuerza púbica le sirve a la nación mexicana. Más bien le sirve a las trasnacionales y a las grandes empresas cuando el mal gobierno quiere implementar sus Megaproyectos, como la super-carretera de San Cristóbal a Palenque, el Tren Maya o el Corredor Transítsmico.

También queremos desmentir las infamias que se han difundido sobre el Padre Marcelo Pérez Pérez, párroco de Simojovel, culpándolo de la violencia que vivimos, diciendo que él la está provocando. No es la primera vez que los grupos de poder y los grupos criminales lo atacan. Nosotros hemos visto con nuestros ojos y oídos cómo el Padre Marcelo se ha dedicado a defender al pueblo. Él es un pastor, un profeta escogido por Dios, que no hace lo que él quiere sino lo que le dice Dios que quiere que haga, como los anteriores profetas. No es él quien está propiciando el conflicto, al contrario, está denunciando la verdad. Es por eso que, como a todos los profetas, incluyendo a San Óscar Arnulfo Romero y jTotik Samuel Ruiz, los calumnian y los persiguen. Exigimos que se le respete en el trabajo incansable que hace para la defensa de los derechos humanos en los Altos de Chiapas. Le recordamos al gobierno que cualquier daño a su seguridad física y psicológica es responsabilidad del estado mexicano, desde que le otorgaron medidas cautelares. Nosotros seguiremos cuidando al Padre Marcelo y cuidándonos entre todas y todos a través de nuestros rezos y oraciones, porque no queremos ya más mártires, no queremos ya más asesinatos. Las Abejas de Acteal apoyaremos incondicionalmente al Padre Marcelo y siempre seguiremos caminando de la mano con él, en su misión del pacifismo y la lucha no violenta por la defensa de los derechos humanos, con la ayuda de Dios y de nuestros mártires.

Por último, queremos decirles a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que luchan por la vida en nuestro país, que nos sumaremos a la Consulta Popular del próximo 1o de agosto que se está organizando para preguntarle a los mexicanos “si se debe o no hacer algo para cumplir con el derecho a la verdad y la justicia de quienes han sido víctimas por acciones y omisiones del Estado Mexicano”, respondiendo que “SÍ” con una carta de nuestra organización, que junto con otras organizaciones que nos coordinamos en el Congreso Nacional Indígena- Concejo Indígena de Gobierno, haremos llegar firmadas y selladas a los organizadores de la Consulta, exigiendo que de una vez por todas se castigue a los responsables de la Masacre de Acteal y otros crímenes de lesa humanidad de los que los gobiernos han sido responsables en el país, desde 1970 y hasta el gobierno actual. Y nos uniremos a los hermanos Zapatistas, “a la Sexta Nacional, a las Redes en Resistencia y Rebeldía, con Organizaciones No Gubernamentales de defensa de los Derechos Humanos, con colectivos de Víctimas de la violencia, familiares de desaparecid@s y afines, así como con artistas, científicos e intelectuales, para participar en esta nueva iniciativa nacional (…) para abrir un frente de lucha por la Vida en nuestro país”.1

Hermanas y hermanos, esta es toda nuestra palabra de este mes, les pedimos de nueva cuenta que no se olviden de nosotras y nosotros, estén pendientes de lo que sigue pasando aquí en nuestro territorio tsotsil.

Desde Acteal, Casa de la Memoria y la Esperanza, insistimos que ya no queremos más muertes, y no más violencia.

¡Justicia verdadera y no simulada para nuestro compañero y hermano Simón Pedro!


Atentamente

La Voz de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva:


Cristóbal Ruiz Arias           Gerardo Pérez Pérez

                                             Presidente                          Secretario


Manuel Ortiz Gutiérrez         Pedro Pérez Pérez

                                                   Tesorero                      sub presidente


Sebastián Guzmán Sántiz

Sub tesorero

1 “La extemporánea y una iniciativa nacional”, Comisión Sexta, julio de 2021. http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2021/07/16/la-

extemporanea-y-una-iniciativa-nacional/














1 comentario:

Thomas55 dijo...

Decent post! It's truly fascinating. The thoughts were acceptable and supportive to us. Although it requires services like Assignment Writing Services UK to maintain the quality of your writing