Nuestro corazón se siente contento hoy porque 35 Organizaciones de México y del mundo pensaron en nosotros para reconocer una lucha que hacemos día con día

 


Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

     Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

           Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

 27 de noviembre de 2021.

                                                  

 

A las y los que luchan por la vida, el Territorio y la Madre Tierra

Al Congreso Nacional Indígena

Al Consejo Indígena de Gobierno

Al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas

A las y los Defensores de los Derechos Humanos

A los Medios Libres y Alternativos

A los Medios de Comunicación Nacional e Internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

 

Hermanas y hermanos:

Desde esta Tierra Sagrada saludamos a todas aquellas organizaciones que luchan por la vida y el Territorio, defendiendo a la Madre tierra, que generosamente nos da lo necesario para sobrevivir cada día, en contra de los intereses de los poderosos que sólo quieren extraer sus riquezas y usarla para generar más y más ganancias, aunque la dejen estéril y destruida, condenando a muerte a todos los vivientes del planeta.

   


  













Nuestro corazón se siente contento hoy porque 35 Organizaciones, Movimientos y Colectivos de México y otros países del mundo pensaron en nosotros para reconocer una lucha que hacemos día con día– y que aún es muy pequeña- desde hace casi 29 años, como Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, ayudando a cuidar y proteger nuestro territorio. Nuestros esfuerzos se han tejido en una red muy grande, un movimiento por la defensa de la vida, que hoy trae a muchos compañeros y compañeras hasta nuestra sede para celebrar con nosotros la entrega de este premio a la defensa ambiental, que se hace cada año para nunca olvidar a nuestro hermano Mariano Abarca, quien fue perseguido, encarcelado y asesinado por la empresa minera canadiense BlackFire hace exactamente 12 años, por participar en la lucha y resistencia colectiva y organizada de su pueblo contra las afectaciones a su vida y a sus tierras, por la extracción de un mineral que se llama Barita, en Chicomuselo, Chiapas. Nuestra propia historia nos ha llevado a un camino muy parecido al suyo y hoy les decimos que no nos vamos a cansar de seguir su ejemplo.

Desde diciembre de 1992, nuestra organización se fundó en el proceso de lucha del Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas por sacar de la cárcel a 5 catequistas tsotsiles de nuestro municipio que fueron culpados de asesinato a base de mentiras, para espantar y desanimar a quienes, como ellos, se atrevían a hablar abiertamente de las injusticias que cometía el gobierno en nuestras comunidades mayas tsotsiles. Tras lograr su liberación con Peregrinaciones, plantones, ayuno y oración, esta experiencia donde vimos que unidos tuvimos más fuerza y contamos con el apoyo de otras organizaciones solidarias para liberar a nuestros compañeros, los participantes decidimos conformarnos como Organización de la Sociedad Civil, identificarnos como “Las Abejas” y nombrar representantes en cada una de nuestras comunidades, de modo que pudiéramos informarnos y defendernos juntos de los problemas que vivimos, como la amenaza a los pueblos campesinos que ya se veía venir con la reforma al Artículo 27 que emprendió Carlos Salinas y el inicio de la parcelación y posibilidad de venta de las tierras colectivas. Es así como en 1993, nos organizamos para resguardar el territorio frente a la amenaza de la exploración para extracción de petróleo en nuestras tierras y cerros. El gobierno estaba enviando comisiones de exploración a nuestros terrenos comunales, sin tomarnos en cuenta ni pedirnos permiso. Hermanos de los municipios de Pantelhó, Chalchihuitán y Chenalhó nos organizamos para hacer marcha-peregrinación, orar e ir a rezar con nuestros ancianos a los cerros sagrados para pedirle a sus protectores que ayudaran a cerrarle el paso al gobierno, para que nos dejaran en paz. Fue así como pudimos parar esa invasión, ya que, al ver los resultados de los estudios, los ingenieros encontraron agua en vez de petróleo.


Ese año también supimos que el gobierno preparaba un Tratado de Libre Comercio con otros países para ponerse de acuerdo con ellos y facilitarles venir por nuestras riquezas (oro, petróleo, grava, etc.), lo que quiere decir, despojarnos de nuestras tierras y contaminarlas. Fue en 1994 que escuchamos que se juntaron los zapatistas para taparles el camino y que se levantaron el 1º de enero de ese año. En el proceso de guerra que siguió, nosotros dejamos claro que somos civiles sin armas, y demandamos que hubiera diálogo para tomar acuerdos y parar la guerra, con diferentes acciones dentro y fuera de nuestras comunidades, lo que no le gustó a los priístas y cardenistas de nuestro municipio. El no colaborar con la guerra contrainsurgente del gobierno contra el EZLN y actuar organizadamente en el camino de la lucha no violenta, nos costó ser perseguidos, tener que vivir desplazados de nuestras comunidades por varios años y ver cómo paramilitares de los partidos políticos mencionados, asesinaron con tanta crueldad a nuestras 45 hermanas, hermanos y otros 4 hermanitos más pequeños que ultrajaron aún antes de nacer, el 22 de diciembre de 1997, asesorados, financiados y encubiertos por altos funcionarios de los tres niveles de gobierno y el Ejército mexicano. 

 

Desde entonces, Las Abejas nos hemos fortalecido con la sangre de nuestros Mártires y la solidaridad de muchos hermanos que se han identificado con nuestro dolor y nos hemos animado mutuamente. Tal es el caso de nuestros hermanos tseltales y ch’oles de “Xinich” en Palenque, con los que juntos organizamos una Peregrinación a pie hacia la Basílica de Guadalupe en 2001 para pedirle a la Jme’tik -la Vírgen, que es nuestra madre- y al Estado Mexicano, que respetaran los Acuerdos firmados en San Andrés con el EZLN, para dar lugar en la Constitución Mexicana al derecho a la autonomía de los pueblos indígenas, y con ello, el respeto a nuestra vida y Territorios. Por los caminos de esta lucha no violenta, también hemos podido ir a solidarizarnos de distintas maneras con varios hermanos y hermanas que se resisten a abandonar su tierra, sus casas y su modo de vivir, amenazados por los intereses capitalistas, como los compañeros de Temacapulín, Acasico y Palmarejo en el estado de Jalisco, que siguen en lucha contra la Presa El Zapotillo; o los compañeros del Consejo de Autoridades Agrarias de la Montaña de Guerrero, donde precisamente acudió representando a Las Abejas de Acteal nuestro hermano Simón Pedro, ex-presidente de la Mesa Directiva de nuestra organización, quien fue cobardemente asesinado el pasado 5 de julio por no cansarse de trabajar por la defensa de los derechos humanos, y seguir siempre preocupado por buscar caminos no violentos para apoyar a los pueblos que defienden su tierra contra la violencia del crimen organizado, las minas, las presas y los grandes mega-proyectos.


 

Queremos aprovechar para decirle a la Fiscalía Indígena y a la Fiscalía General de la República que hoy hay miles de ojos mirando cómo están procesando el caso de nuestro hermano Simón Pedro, y que, como hemos demostrado por casi 24 años sin rendirnos en la exigencia de la justicia en el Caso de la Masacre de Acteal, jamás dejaremos de demandar que se encuentre y castigue a los verdaderos autores materiales e intelectuales de su asesinato. Hoy también invitamos a todas las organizaciones solidarias a que nos acompañen y apoyen en este camino, sobre todo para poder cumplir nuestra promesa de nunca abandonar a la familia de Simón Pedro, nuestro hermano.


 

Hermanas y hermanos, aunque nos siguen asesinando, nos siguen persiguiendo, nos han querido silenciar y nos han querido exterminar, nosotros seguimos y seguiremos aquí, guardando la memoria y luchando de manera no violenta, con la palabra y la verdad como única arma. También queremos decirle hoy a la familia de nuestro hermano Mariano Abarca que su memoria y su lucha siguen vivas a través de nuestras voces, a través de nuestras denuncias y de nuestra resistencia. Y que sepan que seguiremos apoyando la lucha por que en su caso puedan tener el consuelo de la justicia.

  

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Mariano Vive! ¡Simón Vive! ¡Vivan las Abejas de Acteal!

Desde Acteal, Casa de la Memoria y la Esperanza.

 

Atentamente

La Organización sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva:

 

 

Cristóbal Ruiz Arias                                         Gerardo Pérez Pérez

                                  Presidente                                                        Secretario

 

 

Manuel Ortiz Gutiérrez                                              Pedro Pérez Pérez

                                 Tesorero                                                            sub presidente

 

Sebastián Guzmán Sántiz

Sub tesorero




 

Seguimos demandando a la CIDH que se apresure en publicar los resultados de sus investigaciones sobre el caso 12.790 Manuel Sántiz Culebra

 




Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

     Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

           Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

 

22 de noviembre de 2021

 

 

Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicación nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

 

Hermanas y hermanos:

Hoy que falta exactamente un mes para que se cumplan 24 años de la Masacre de nuestras 45 queridas hermanas y hermanos, más los 4 bebés a quienes les negaron el derecho de nacer, profanando el vientre de sus mamás; a 23 años con 11 meses de vivir el día más terrible y cruel del que podamos acordarnos, donde en este lugar nos arrebataron la vida de nuestros hermanos y hermanas que no cometieron delito alguno, y con su sangre santificaron esta tierra, seguimos exigiendo justicia. Queremos justicia y seguimos reclamándola pero no vemos por dónde venga o hable. Seguimos esperando una respuesta de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) que no llega. Y estamos preocupados, porque ya van a ser 24 años de lucha infatigable por la verdad, en los que no hay justicia. Nos preguntamos por qué la CIDH sí le da seguimiento a otro grupo de sobrevivientes de la Masacre que ha optado por la solución amistosa con el gobierno mexicano, asistiendo a observar el acto que realizaron el pasado 27 de octubre con la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México; pero a los sobrevivientes y familiares de la Masacre que estamos urgiendo a la CIDH que publique ya su Informe de Fondo, junto con los demás miembros de nuestra Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal y los hermanos solidarios que siempre nos han apoyado y nos han animado desde 1997 para no cansarnos de insistir en buscar la justicia verdadera para nuestras y nuestros mártires, a todos nosotros no nos contesta.


 

Hoy queremos recordarles también, que Las Abejas de Acteal no hemos aceptado ni aceptaremos nunca intercambiar la sangre de nuestros hermanos caídos aquí, por dinero o proyectos de vivienda o infraestructura en nuestras comunidades, y seguiremos firmes denunciando la verdad de lo que pasó para que una Masacre como la de Acteal no se vuelva a repetir, aunque el gobierno siga intentando dividirnos y comprarnos. Del mismo modo, queremos reiterar que ni los sobrevivientes de la Masacre, ni nuestros representantes o ningún otro integrante de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal recibimos ayudas o apoyo alguno del gobierno. Continuamos en la lucha, resistiendo y trabajando por la paz y la autonomía, sin aceptar las migajas con las que los malos gobiernos quieren comprar nuestra conciencia y callarnos la boca, aprovechándose de nuestra necesidad.


Seguimos entonces demandando a la CIDH que se apresure en publicar los resultados de sus investigaciones sobre el caso 12.790 Manuel Sántiz Culebra y otros "Masacre de Acteal", en un Informe de fondo que responsabilice al Estado mexicano por las violaciones graves a los derechos humanos que cometió, señale a todos los autores intelectuales y materiales, y mande las acciones que garanticen la no repetición de hechos como los que ocurrieron aquí, y que no hemos dejado de recordar con indignación, mes con mes. Le pedimos a la CIDH que no nos deje solos recordándole al mundo que fueron los paramilitares priístas de Chenalhó, preparados y organizados por funcionarios con los primeros puestos del orden municipal, estatal y federal, quienes se coordinaron para planear, ejecutar, encubrir la Masacre, y después asegurar la impunidad para todos los participantes, hasta la fecha.

Tampoco olvidamos que un mes de noviembre pero hace 12 años, inició la segunda etapa de liberación masiva de los 70 paramilitares sentenciados a prisión por el caso Acteal, en un proceso que, poco a poco, logró que todos pudieran salir de la cárcel y regresar a vivir como sin nada a nuestras comunidades, violando el derecho a la paz y tranquilidad de nuestros hermanos y hermanas sobrevivientes de la Masacre y sus familias. Y por si esto fuera poco, salieron premiados con becas vitalicias y con nuevas tierras obsequiadas por el Congreso del Estado de Chiapas. Pero sobre todo, están entre nosotros trayendo un fuerte y sonoro mensaje de impunidad, es decir, que el que trabaja de la mano del gobierno puede realizar cualquier atrocidad y no será, al final, castigado sino premiado.

Y en este mes de noviembre que se cumplen 111 años del inicio de la Revolución Mexicana y la lucha de Emiliano Zapata y los pueblos de Morelos por recuperar su tierra y su libertad, vemos que los pueblos originarios en México seguimos en la misma lucha, pues los despojos de tierras y la invasión de nuestros territorios para favorecer al desarrollo capitalista con concesiones a las empresas y corporaciones amigas de la Cuarta Transformación, nos tiene en la misma necesidad de organizarnos para resistir y para vivir. Y al igual que los poderosos no dejaron de perseguir a Zapata porque no podían comprarlo, el gobierno de López Obrador sigue cobrando más y más defensores de la tierra y el territorio muertos, desaparecidos o encarcelados, cuyo único delito es seguir luchando por la vida de los pueblos, por cuidar sus recursos y por no dejarse comprar. Un ejemplo cercano de ello es el caso de nuestra hermana Irma Galindo Barrios, defensora ñuu savi que desde 2018 denunció la existencia de un aserradero que destruía el bosque de su comunidad, en la Mixteca oaxaqueña, con los permisos de autoridades federales y la aceptación de las autoridades locales y comunitarias. Hoy, ella está desaparecida desde el 27 de octubre, que fue la última vez que la ambientalista fue vista en su comunidad de Mier y Terán, municipio de San Esteban Atatlahuca, al otro día de asistir a una manifestación en la Ciudad de México, donde ni ella ni otros de sus compañeros defensores fueron recibidos por López Obrador.

Las Abejas nos hacemos eco de las últimas palabras que se oyeron decir a la hermana Irma Galindo antes de ser desaparecida, que describen muy bien la política etnocida de la Cuarta Transformación y reflejan lo que vivimos también en Chiapas y en muchos otros territorios indígenas del país:

“Sólo les creen sus mentiras al presidente municipal, les envían recursos que usan para  armas y matarnos y si hay organizaciones o colectivos que quieren ayudarnos también los criminalizan, los amenazan, los hostigan y los condicionan”.

Por eso saludamos a todos los esfuerzos que desde abajo y a la izquierda se organizan para desafiar estas políticas, como el Foro Global en Defensa del Agua desde los usos y costumbres, que se realizó el pasado 13 de noviembre en la Altepelmecalli, Casa de los Pueblos, en las tierras rebeldes del municipio de Juan C. Bonilla, Puebla, con la participación de muchos pueblos y representantes de movimientos que han decidido organizarse desde hace mucho tiempo para defender sus recursos, a través de asambleas, del diálogo y  aplicando la ley de los pueblos. Lamentablemente, ayer en este mismo lugar de Puebla, se realizó una Asamblea Comunitaria donde varias personas llegaron a atacar físicamente a los participantes, pero la policía municipal se llevó detenidos únicamente a dos comunicadores populares de la Radio Comunitaria Zacatepec, que estaban cubriendo el evento. Nuestros hermanos que fueron aprehendidos, Alejandro Torres Chocolatl y Michel Torres son también miembros de Pueblos Unidos, quienes han enfrentado criminalización y persecución política por su defensa ambiental.

También queremos reconocer la lucha de todos los pueblos y organizaciones que se juntaron este mes en el Encuentro en Defensa de nuestros Bienes Naturales y Comunales “EL ISTMO ES NUESTRO” para informar, analizar y organizarse ante la imposición del llamado Corredor Interocéanico, que según la Declaratoria final del encuentro nos aclara que “pretende ser  el nudo que articule los ‘proyectos estrella’ de la 4T como el mal llamado Tren Maya, la Refinería Dos Bocas, el Proyecto Integral Morelos y toda la infraestructura energética que pretende interconectar estos y más megaproyectos para abastecer el consumo energético de las grandes industrias y los mercados nacionales e internacionales”. Queremos decirles que seguiremos atentos a los acuerdos que ahí se tomaron.

Sabemos que el gobierno de López Obrador no es el primero en querer garantizar los intereses de los ricos empresarios que se benefician con los Megaproyectos, sino que ha continuado el camino contrarrevolucionario iniciado por Salinas de Gortari, con la reforma al Artículo 27 constitucional que permite vender y comprar las tierras colectivas como bienes comunales y ejidos, y que clausuró desde 1992 el reparto de grandes terrenos que están en manos de unos cuantos. Desde entonces, los gobiernos que siguieron se han dedicado a parcelar ejidos y dar facilidades a los ricos para volver a dejar a los pobres sin tierra. Fox y Calderón siguieron aprovechando esto y le abrieron más y más la puerta a los ricos extranjeros, pero fue con Peña Nieto que se completaron las Reformas Estructurales, y ya no queda ninguna de las cosas que se habían ganado la Revolución Mexicana: los recursos naturales del país ya pueden ser aprovechados por compañías privadas nacionales y extranjeras para ganar dinero con ellos, y los terrenos donde encuentren esos recursos pueden ser expropiados para ser entregados a esas compañías, sin pedirle permiso a los pueblos y comunidades que los han trabajado y defendido por siglos.

Es por eso que el gobierno ha fomentado históricamente los conflictos entre los pueblos,  pues eso nos debilita y hace que no podamos luchar unidos contra nuestros verdaderos enemigos. En Chiapas tenemos varios ejemplos de pueblos indígenas que tienen décadas peleando violentamente, matándose entre sí por los límites de sus terrenos, que tienen su origen en “errores” cometidos por las autoridades agrarias que reconocieron legalmente a dos dueños distintos la propiedad sobre los mismos terrenos, como es el caso de los linderos entre los pueblos de Chenalhó y Chalchihuitán; y el caso actual más grave que se vive entre los pueblos de Aldama y Santa Marta por la misma razón, cuyo número de ataques de ambos lados con armas de alto poder se ha elevado de forma alarmante en los meses de octubre y noviembre, causando el desplazamiento de miles de nuestros hermanos de uno y otro pueblo. Ni los pueblos ni el gobierno han tenido capacidad para resolver estos conflictos, ni para desarmar a los grupos involucrados que cuentan con armas de alto calibre y garantizar el derecho a vivir en paz de los hombres y mujeres, niños y niñas que llevan sufriendo mucho tiempo por esta intensa violencia.

Apenas ayer, un grupo armado que defiende a una de las partes en conflicto por una disputa por  tierras parecida atacó con armas de alto poder a hombres, mujeres, niños y ancianos zoques pertenecientes al grupo contrario de su ejido. El problema comenzó hace 19 años, tras el inicio de Programa PROCEDE en el Ejido Zoque de Esquipulas Guayabal, en el municipio de Chapultenango, Chiapas, que ha confrontado a los campesinos entre sí por pelearse 2,000 hectáreas que pertenecían al ejido en la zona del volcán. Como resultado del ataque hay muchas familias desplazadas en la cabecera municipal y hay desaparecidos, entre ellos las autoridades del ejido. Nos solidarizamos con nuestras hermanas y hermanos zoques y le repetimos al mal gobierno de Rutilio Escandón y López Obrador que ya no queremos más violencia, y que es su trabajo desarmar de una vez por todas a los grupos criminales que amenazan, persiguen, desplazan y masacran a las comunidades y pueblos en resistencia.

Es por ello que es tan importante para nosotros continuar la lucha de nuestros hermanos Alonso Vázquez y Simón Pedro, quienes dieron su vida para defender al pueblo y porque hubiera paz en nuestro territorio, no con armas sino con la fuerza de Dios, alcanzada con ayunos y oración. Y como Zapata, no nos rendiremos ni nos venderemos nunca, ni aunque tengamos que luchar contra un gobierno asesino que se dice de izquierda, como lo hizo en su misma tierra, hasta entregar la vida, nuestro compañero Samir Flores.

 

Hermanos y hermanas, aquí estamos y seguimos resistiendo Las Abejas de Acteal. En este día que ya se acercan el Aniversario de la fundación de nuestra Organización y de la Conmemoración de la Masacre de Acteal, invitamos a todos los hombres y mujeres, colectivos y organizaciones que han luchado con nosotros por justicia y verdad, por autonomía y en la defensa de nuestros territorios, a que nos acompañen en la Jornada que hemos titulado “Acteal: 24 años sembrando semilla de los Mártires - 29 años de lucha y resistencia”. En los próximos días haremos públicos los detalles de las actividades que estamos preparando para este evento. Desde ahora les decimos que aparten los días 21 y 22 de diciembre para que puedan acompañarnos en Tierra sagrada, ya sea de manera presencial o virtual, y así seguirnos fortaleciendo en esta lucha que es por la vida. 

Desde Acteal, Casa de la Memoria y la Esperanza.

Atentamente

La Voz de la Organización sociedad Civil Las Abejas de Acteal.   

Por la Mesa Directiva:

 

 

Cristóbal Ruiz Arias                                         Gerardo Pérez Pérez

                           Presidente                                                        Secretario

 

 

Manuel Ortiz Gutiérrez                                              Pedro Pérez Pérez

                            Tesorero                                                            sub presidente

    Sebastián Guzmán Sántiz

Sub tesorero






 

Este día 10 de noviembre, es para engrandecer la memoria de Manuelito

 


Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal


Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

10 de noviembre de 2021




A las y los amigos de Manuelito

Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

A los Medios libres y alternativos

A los Medios de comunicación nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

A Manuelito en donde quiera que nos escuchas y miras...


¿Quieres un cuento o un chiste?

Frase popular de Manuelito.


Hermanas y hermanos:


Este día 10 de noviembre, es para engrandecer la memoria de nuestro hermano Manuel Vázquez Luna (Manuelito), quién, un día como hoy, pero del año 2012, partió de esta tierra.




Manuelito, es sobreviviente de la Masacre de Acteal, ese día 22 de diciembre de 1997, tenía 12 años de edad y miró cómo los paramilitares priistas de Chenalhó, masacraron a su mamá, papá, hermanas, mujeres embarazadas, niñas, niños, ancianas y ancianos. Aquí en la hondonada a lado del pequeño manantial de Acteal, se quedó enterrado de los cuerpos de las 45 personas, ese día fue trágico, doloroso e inborrable en la memoria de Manuelito, cuando estuvo en vida.


A Manuelito, en el 2009 se le detectó tumor cerebral, dicho problema se trató y resolvió con quimioterapia y radioterapia, gracias a la solidaridad de hombres y mujeres, amigas y amigos de él, se le pudo atender dicha enfermedad.


El 22 de octubre Manuelito ingresó en el hospital de “Las Culturas” en San Cristóbal de Las Casas, y luchó por su vida como siempre lo hizo, sin embargo, la muerte le arrebató la vida el 10 de noviembre del presente... sin embargo, fue tratado con discriminación y víctima de negligencia médica como lo sufren muchos otros y otras pacientes en el mencionado hospital, este trato degradante a la persona de Manuelito, lo denunciamos públicamente:

http://acteal.blogspot.com/2012/11/manuelito-deja-de-existir-de-esta.html


Nos duele recordar que Manuelito, sufrió mucho durante su vida en esta tierra, pero al mismo tiempo enaltecemos y celebramos sus acciones dignas y positivas al contar la historia de sus papás y compañeras y compañeros mártires de Acteal, seguramente, se acordarán quiénes estuvieron cerca de él y compartieron muchas cosas juntos. Manuelito, tenía un modo único y especial de cómo contar la Masacre de Acteal y así mucha gente conoció del por qué ese hecho infame, y sostuvo su deseo de paz para las y los sobrevivientes de Acteal y nunca pensó en la venganza de los asesinos de sus papás y hermanas.


A pesar de que Manuelito por su tipo de enfermedad, quedó muy débil por la quimioterapia que recibió; él era muy inteligente. Para contar la historia de sus papás lo hacía a través de cuentos y canciones. Él era muy alegre, sabía contar un sin fin de chistes, así los hacía animar a las brigadas locales, nacionales e internacionales de observación de los derechos humanos que llegaban en Acteal. Manuelito, se encargaba de recibir a la gente desde la carretera en la entrada a la sede de Las Abejas de Acteal y los llevaba a la oficina de nuestra organización, no sin antes haber hecho el trabajo la introducción de quiénes somos Las Abejas y cómo sucedió la Masacre de Acteal, (él era “el embajador de Las Abejas”, así lo recordaba nuestra hermana la jpoxtavanej Adriana integrante de la Red de Apoyo de Salud de Las Abejas).


A nueve años de la partida de Manuelito, no olvidamos su vida, no olvidamos su memoria, sus pláticas, sus chistes y travesuras positivas.


Manuelito, vive en nosotras y nosotros. Manuelito vive en nuestros corazones. Manuelito vive aquí para siempre en la Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal, junto con las y los 45 hermanos nuestros y más los 4 bebés asesinados en el vientre de sus madres.


Nosotras y nosotros que todavía se mueven nuestros ojos, que todavía laten nuestros corazones en esta tierra, vivamos el ejemplo de Manuelito y como su papá Alonso Vázquez Gómez, quienes siempre fueron firmes en la lucha No Violenta y en la resistencia a las políticas de muerte de los malos gobiernos estatal y federal.


Aquí en Chiapas como en todo México, se han empeorado la situación de los derechos humanos; hay más represión, desplazamientos forzados, amenazas de muerte y asesinatos contra defensores de la Vida y de la Madre Tierra. Los ricos y poderosos y los malos gobiernos en turno, nos desprecian, nos despojan de nuestras tierras y territorios.


Pero, a pesar de la oscura política y deseos de los poderosos y malos gobiernos, seamos firmes y creativos en nuestra Lucha No Violenta, así como lo practicó Manuelito; apesar de que le hayan matado a 9 de sus familiares en la Masacre de Acteal.


Pidamos al espíritu de Manuelito, paz en nuestro corazòn, fuerza para seguir firmes en nuestra resistencia y búsqueda de la justicia verdadera y no a la impunidad en la masacre de Acteal.


A continuación, queremos brevemente platicar con el espíritu de Manuelito, no sin antes de reconocer y agradecer a nuestras hermanas y hermanos de Chiapas, de México y del mundo, quienes incondicionalmente han sido y lo siguen haciendo con mucha solidaridad para honrar la memoria y lucha de Manuelito: GRACIAS.


Manuelito, aquí estamos tus hermanas, tus familiares, tus compañeras y compañeros sobrevivientes de Acteal y la Mesa Directiva de nuestra organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, para recordarte. Te pedimos que intercedas por nosotros ante nuestras creadoras y creadores, ante Mamá-Papá Dios, que sigamos caminando en la construcción de un mundo más justo, un mundo en donde no se masacren a niñas y niños y mujeres embazaradas, un mundo en donde nos respeten la vida en nuestras propias tierras y territorios.


Manuelito, te pedimos muchas disculpas si no sabemos cómo respetar tu memoria en este día, pero aunque sea sencilla esta conmemoración en tu nombre, sabes que la hacemos con todo el corazón y con mucho cariño.


Manuelito, desde Acteal nuestra Casa de la Memoria y Esperanza, recibe estas palabras sencillas y muchos saludos hasta donde quiera que nos miras: ¡NUNCA TE VAMOS A OLVIDAR!.


Atentamente.

La Voz de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.


Por la Mesa Directiva



Cristóbal Ruiz Arias                                  Gerardo Pérez Pérez

                                 Presidente                                                  Secretario


Manuel Ortiz Gutiérrez                                           Pedro Pérez Pérez

                            Tesorero                                                           sub presidente


Sebastián Guzmán Sántiz

Sub tesorero



Por los familiares de Manuelito:




Guadalupe Vázquez Luna                              María Vázquez Gómez




Rosalinda Vázquez Luna






Durante la administración de Andrés Manuel López Obrador se sigue asesinando, encarcelando y desapareciendo a los que defienden la Tierra y los derechos humanos

 

 

Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal


     Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

           Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

 

22 de octubre de 2021

 

 

Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

Al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicación nacional e internacional

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

 

Hermanas y hermanos:

 

Este día se cumplen ya 23 años con 10 meses de que fueron masacrados por los paramilitares priístas del Municipio de Chenalhó nuestras 45 hermanos y hermanas mártires, más 4 bebés que se encontraban aún en el vientre de sus madres, masacrados todos cuando se encontraban en el segundo día de ayuno y oración a Dios por la Paz en nuestro pueblo. Se cumplen 23 años con 10 meses de que estos paramilitares ejecutaran un crimen de estado, cuidadosamente planeado y coordinado para contrarrestar a las fuerzas insurgentes del EZLN, en el marco del Plan de Campaña Chiapas 1994, con participación de los tres niveles de gobierno, cuyo máximo responsable fue Ernesto Zedillo Ponce de León, entonces presidente de la República. Se cumplen 23 años con 10 meses sin justicia por el terrible crimen de lesa humanidad cometido en esta tierra, que se hizo sagrada con la sangre inocente de nuestras hermanas, hermanos, hermanitos y hermanitas mártires, y se hace cada vez más digna con la resistencia de los sobrevivientes y familiares de los caídos que no se han vendido y de nuestra organización que permanece denunciando a los responsables para que no se entierre la verdad.

FOTO:Area de comunicación

Después de tantos años de persistente denuncia de las reiteradas y graves violaciones a nuestros derechos humanos, y de comprobar que en México no hay ninguna instancia ni administración que haya estado verdaderamente dispuesta a traernos la justicia, hoy está en manos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentar su Informe de Fondo sobre el Caso 12.790 Manuel Santiz Culebra y otros (masacre de Acteal) y obligar al Estado mexicano a aplicar las medidas necesarias para castigar a los responsables y que se conozca la verdad, para poder evitar que algo así vuelva a ocurrir en nuestro estado y en                                                                                            nuestro país.

Además de que tenemos ya 23 años y 10 meses resistiendo los golpes del gobierno y pidiendo únicamente justicia y verdad, ahora nos han dejado también con la misión de luchar por justicia en el asesinato de nuestro compañero Simón Pedro, luchador a quien mataron sin tener culpa alguna, simplemente por defender al pueblo que sufre y buscar activamente la paz. A diferencia de la investigación en el caso del asesinato del exfiscal de Justicia Indígena de los Altos de Chiapas, Gregorio Pérez Gómez, donde el pasado 12 de octubre detuvieron al presunto autor intelectual, Daily de los Santos Herrera; el gobierno ya quiere cerrar el caso de nuestro compañero Simón Pedro Pérez sin determinar quién dio la orden para que lo mataran, y los abogados defensores de su asesino material están buscando cualquier pretexto para que salga libre lo más pronto posible. Sin embargo, nosotros no lo vamos a permitir y estamos esperando todos los datos de prueba que salgan como resultado de la necropsia que se realizó a los restos de nuestro compañero Simón el pasado 15 de octubre del 2021. Pero queremos que se sepa que está confirmado que la causa de su muerte fue por bala que le atravesó el cráneo, y nadie puede decir que fue otra la causa. Así, aunque el gobierno quiere que ya ni se hable de las 49 vidas arrebatadas en la Masacre de Acteal, ni del asesinato cometido contra Simón Pedro, nosotros seguiremos exigiendo justicia y elevando nuestra voz mes con mes, hasta obtenerla.

Saludamos con todo nuestro respeto y admiración a todos los hermanos y hermanas que en 20 años –desde el 19 de octubre de 2021- tampoco se han cansado de pasar por todas las instancias necesarias para luchar por justicia en el asesinato de nuestra compañera abogada defensora de derechos humanos Digna Ochoa. No se dieron por vencidos aunque el gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Andrés Manuel López Obrador cuando se investigaba la muerte de la defensora de ecologistas, estudiantes y campesinos acusados de ser guerrilleros, difundió la mentira de que ella se había suicidado y logró parar las investigaciones para dar con sus verdaderos asesinos, que fueron militares y caciques del estado de Guerrero que habían sido afectados en sus intereses por el activismo de los presos políticos que ella defendía. Y siguen luchando por justicia ahora que el caso de nuestra hermana se encuentra ya en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos declaró la responsabilidad del estado Mexicano por violaciones a los derechos humanos de los familiares de Digna durante la investigación del caso, y de que el gobierno tampoco cumplió con las medidas que esa Comisión les ordenó para reparar los daños e impedir que se repitiera este tipo de crímenes contra defensores de derechos humanos en el país.

FOTO:Area de comunicación

Lamentablemente, durante la administración de Andrés Manuel López Obrador se sigue asesinando, encarcelando y desapareciendo a los que defienden la Tierra y los derechos humanos. Los ricos siguen ricos y aumentando sus riquezas y los pobres siguen pobres. La dichosa “Cuarta Transformación” no ha cambiado lo que han hecho los anteriores gobiernos, y parece que les gusta ver a nuestros pueblos llenos de armas. Cada vez son más las armas que el crimen organizado importa ilegalmente en nuestro país. Y también han fracasado en el combate a la corrupción de las corporaciones policiacas, donde se multiplica la cantidad de armas que “se pierden” y luego se venden en el mercado negro. Y la militarización de la seguridad pública que este gobierno ha promovido, hace crecer aún más el número de armas en nuestros territorios. Se ha sabido que esto incluso tiene como consecuencia el aumento de los feminicidios, en especial los que se cometen con armas de fuego.

Y nosotros estamos viendo cómo hay narcotraficantes por todas partes, y su influencia y la descomposición y violencia que desatan va aumentando peligrosamente en nuestras comunidades. Por eso en nuestros territorios han surgido los grupos que se autonombran Autodefensas del Pueblo y cada vez hay más.

Y además del peligro que viene con tantas armas y lógicas militares en nuestra región, la vida se va poniendo cada vez más difícil para los pueblos, especialmente para los que no aceptamos “los apoyos” o migajas que da el gobierno para tenernos divididos y callados. Pues en esta administración han subido muchísimo los precios de lo que los indígenas necesitamos comprar también para vivir, como el maíz, el azúcar, el detergente y la gasolina. Y lo que no sube es el precio de lo que nosotros producimos para vender, como el café y la miel. En nuestras comunidades indígenas el jornal diario tampoco sube, así que a nosotros no nos alcanza para comer dos kilos más de tortilla, como dice el presidente que pasa desde que entró a gobernar.

Entre toda esta difícil situación, queremos reiterar que nosotros seguimos con el encargo de Jesús y de nuestros mártires de seguir organizados, luchando pacíficamente con nuestras palabras, acciones, resistencia y sin armas, como Pueblo de Dios y Pueblo creyente, denunciando las injusticias y proclamando la verdad, aunque no les guste a los poderosos. Tal como lo ha hecho siempre el Padre Marcelo, que ha sido Profeta y Pastor, viendo a los pobres, defendiendo a los presos, ayudando a los perseguidos, aunque esto le haya traído amenazas graves que provocaron que ya no pudiera seguir trabajando en la Parroquia de Simojovel. Sabemos que este cambio fue necesario pues peligraba su vida, sobre todo después de haber sido difamado por el presidente electo de Pantelhó, Raquel Trujillo Morales, quien lo acusó de organizar y encabezar al grupo de Autodefensas “El Machete”, cuando en realidad lo que hizo fue arriesgar su vida para mediar en el grave conflicto que se ha vivido en Pantelhó. Pero estamos seguros que, desde San Cristóbal de las Casas, el Padre Marcelo seguirá adelante con la misión que Dios le ha encomendado y con el invaluable trabajo que ha hecho hasta ahora en la defensa de los derechos humanos en Chiapas, por lo cual ha recibido incluso el reconocimiento de pastores de otras religiones en la región.

Hermanos y hermanas, queremos que sepan que Las Abejas de Acteal tampoco nos cansaremos de exigir justicia y luchar por ella cada día. Pedimos también a nuestras organizaciones hermanas que tampoco se cansen de luchar. Sabemos que son muchos los esfuerzos por defender la tierra y los territorios del avance de los Megaproyectos que se están impulsando en nuestro país con el apoyo del mal gobierno, como el Corredor Interoceánico que están tratando de imponer en el Istmo de Tehuantepec. Por eso nos unimos a la condena por que cada vez son más comuneros, ejidatarios, autoridades comunitarias e integrantes de las organizaciones que sufren hostigamiento y persecución, como la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI) y la Resistencia Civil del Istmo, Corriente del Pueblo Sol Rojo y la Coordinadora de Pueblos del Istmo en Resistencia (COPIR).

Saludamos a las más de 30 Comunidades y colectivos a nivel nacional qué defienden el agua, el territorio y los derechos de los Pueblos Originarios, que se reunieron el pasado 16 y 17 de octubre  el «Encuentro Nacional de Luchas y Resistencias en Defensa del Agua, el Territorio y Contra los Megaproyectos de Muerte» con sede en la Okupa Zapatista Casa Chiapas; espacio qué fue tomado el pasado 26 de septiembre en la Ciudad de México como parte de las acciones globales contra el paramilitarismo y la guerra en Chiapas. Entre otras cosas, nos preocupa cómo el gobierno está implementando sus proyectos a como dé lugar, violando sus propias reglas. Por ejemplo, la Coordinación de Pueblos, Barrios y Colonias de Xochimilco denunció que la construcción de un puente vehicular se completó ahí, a pesar de los amparos otorgados a la Coordinación. También los compañeros que siguen organizados en el Plantón de Huexca-Morelos y el Plantón de Azurco contra la Termoeléctrica de Huexca y el Proyecto Integral Morelos, comentaron que «los amparos no funcionan, pues la Termoeléctrica es más bien un Cuartel Militar con más de 200 militares resguardando el proyecto».

Les pedimos a las compañeras y compañeros de la delegación del CNI-CIG y Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala que se encuentran en Europa en la Gira por la Vida, que sigan llevando nuestra palabra y enlazando nuestras luchas con las de otros colectivos y hermanos que luchan allá contra los saqueos de los bienes comunes de los pueblos, por parte de las empresas capitalistas neoliberales en todo el mundo.

 

También queremos decirles a nuestros hermanos del Consejo Indígena y Popular de Guerrero-Emiliano Zapata que estamos pendientes de lo que les pasa en su lucha contra los narco-paramilitares del grupo “Los Ardillos” en la Montaña Baja de Guerrero, quienes están protegidos por los tres niveles del gobierno y ya les han asesinado a 34 compañeras y compañeros. Sabemos que el pasado 28 de septiembre les hicieron una nueva emboscada e intentaron entrar en varias de sus comunidades, hiriendo de gravedad a otros tres de sus compañeros, lo que nos sigue doliendo e indignando.

FOTO:Area de comunicación

Hoy que estamos a sólo dos meses de conmemorar el 24 Aniversario de la Masacre en esta tierra sagrada, y a tan sólo una semana de esperar a nuestros mártires para respetarlos y encontrarnos con ellos y con todos nuestros otros difuntos para pedirles que nos sigan animando y sosteniendo en esta la lucha por la vida, les pedimos a todos los que resisten en México y en el mundo que no se cansen de luchar, de construir la paz verdadera y de exigir con nosotros la justicia por el caso Acteal. 


                                Desde Acteal, Casa de la Memoria y la Esperanza,

 

Atentamente

La Voz de la Organización sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

             

Por la Mesa Directiva:

 

Cristóbal Ruiz Arias                                         Gerardo Pérez Pérez

                                 Presidente                                                        Secretario

 

Manuel Ortiz Gutiérrez                                              Pedro Pérez Pérez

                          Tesorero                                                                sub presidente     

Sebastián Guzmán Sántiz

Sub tesorero