Hoy la organización Sociedad Civil las Abejas de Acteal nos solidarizamos en la lucha del magisterio, porque los maestros están protestando contra la privatización de la educación.

                                             Organización sociedad civil las abejas de Acteal,
                 Tierra sagrada de los mártires de Acteal,
              Municipio de Chenalhó, Chiapas, México. 
                           A 22 de junio del 2016






A las Organizaciones Sociales y Políticas
A las y los Defensores de los Derechos Humanos
A los Medios de Comunicación Alternativos
A la Prensa Nacional e Internacional
A la Sociedad Civil Nacional e Internacional
A las Juntas de Buen Gobierno
Al Congreso Nacional Indígena (CNI)
Y a la opinión Pública:

Hermanas y hermanos,

Una vez más las armas de las fuerzas del gobierno se han dirigido contra la población civil y han dejado 8 muertos y numerosos heridos y desaparecidos en Nochixtlán, Oaxaca. Esa violencia no es nueva. No es nueva en Oaxaca ni en Chiapas ni en México. Estas palabras las decimos desde la Tierra Sagrada de Acteal cuando se cumplen 18  años y seis meses de la Masacre que ejecutaron los paramilitares del gobierno.

foto área de comunicación de las abejas
 Esa masacre fue un aviso para todo México. Fue un aviso de que al gobierno no le importa matar campesinos, mujeres y niños con tal de sacar adelante sus reformas neoliberales. Son reformas que planteó el gobierno federal no para el bienestar para nosotros como mexicanos; son únicamente para privatizar la educación y para privatizar todos los recursos nacionales. Desde que la Masacre de Acteal se ejecutó y quedó impune se han multiplicado las masacres en todos los estados de la República Mexicana.
 Ya no son 45 muertos. Ahora son miles y decenas de miles. Nochixtlán es apenas el último capítulo.

Aquí mismo en nuestro municipio de Chenalhó la violencia no ha quedado atrás como nosotros hubiéramos querido. Hoy nuevamente en nuestro pueblo de San Pedro Chenalhó hay una gran preocupación, y reclamos de justicia, por los hechos violentos de la Colonia Puebla el pasado jueves 26 de mayo del 2016, donde resultaron 2 personas muertos, 6 heridos, 3 casas quemadas, 2 destruidas, y 3 vehículos destrozados y 14 familias desplazadas de las Abejas: un total de 81 personas en el momento.

Estos actos de barbaries se debieron a las disputas partidistas por quedarse con el gobierno y el presupuesto del municipio. La disputa es entre los partidos verde y priista pero ha afectado a muchas personas inocentes que no tienen que ver con la disputa, como las que se encuentran ahora desplazadas.

Los gobiernos de Chiapas y de México nunca han tenido la mentalidad de establecer la paz. Y solo fomentan la violencia y defienden sus propios intereses y los de sus patrones que nos quieren imponer las reformas estructurales. Un ejemplo muy claro es la represión al movimiento magisterial de la que ya hablamos al principio. Miles de maestros sufren a la represión y los gobernantes siguen tercos en sacar adelante sus reformas.

foto área de comunicación de las abejas
Hoy la organización Sociedad Civil las Abejas de Acteal nos solidarizamos en la lucha del magisterio, porque los maestros están protestando contra la privatización de la educación, así como los pueblos indígenas hemos venido protestando por la privatización de las riquezas de nuestro territorio. Cómo va a ser posible que en nuestro país hay tanta riqueza, hay tanta biodiversidad, pero la mayoría de los mexicanos existen con unas grandes carencias.

Porque cientos y miles de personas emigran dentro y fuera de nuestro país, como si estuviéramos viviendo sobre las rocas. Y es que las riquezas de la madre tierra se están privatizando para que solo sean para beneficio de unos pocos.

Aunque nosotros como organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal pacifistas, hemos hecho un llamado al público en general para poner un alto
A la violencia, porque la violencia puede traer muerte y encono. Pero desafortunadamente ya ocurrió.
Hermanas y hermanos. Ante toda esta la inestabilidad social no solamente la violencia, la marginación, también la impunidad ha señoreado. En especial sobre el caso de la masacre de Acteal, los jóvenes estudiantes de Ayotzinapa, los indígenas de Tlatlaya, y entre otras comunidades donde sigue la impunidad.

La raíz de toda esta violencia está en los proyectos neoliberales que perjudican no solo a nuestro país sino a muchos otros. Así fue como en Honduras hace pocos meses fue asesinada nuestra compañera Berta Cáceres tan solo por defender los recursos naturales. Hoy nos solidarizamos por la acción global que se realizó el pasado 15 de junio para exigir justicia sobre este crimen.

Señor Presidente de la República, y Señores Gobernadores, ¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que ustedes se den cuenta que su trabajo es atender al pueblo y establecer la paz?
foto área de comunicación de las abejas
Para nosotros como organización pacífica, no permitamos que las piedras empiezan a gritar como dice en la Santa Escritura. Todos tenemos una responsabilidad para entregar delante de Creador del universo.
Por eso como pueblo de Dios, como organización pacifista nuestro compromiso es anunciar la verdad que ningún ser humano en esta tierra podemos escapar en el juicio final, por eso es urgente atender al pueblo, respetar la justicia, para poner un alto a la violencia.

Compañeras y compañeros estemos atento a quienes sufren por la violencia, por la represión, y el encarcelamiento. Porque todos somos humanos y también tenemos el mismo derechos de manifestar nuestras inquietudes porque todos somos chiapanecos y mexicanos.

¡ALTO A LA VIOLENCIA!
¡NO A LA REPRESIÓN!
¡NO A LA IMPUNIDAD!
¡JUSTICIA PARA LOS CRIMENES DE LESA HUMANIDAD!

ACTEAL SITIO DE CONCIENCIA Y CASA DE LA MEMORIA Y DE LA ESPERANZA

                                              ATENTAMENTE

                       Organización  Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.


   C. Sebastián Pérez Vázquez.                   C. José Ramón Vázquez Entzin.



               C. Juan Pérez Gómez.                    C. Mariano Jiménez Gutiérrez.



                                        C. Vicente Sánchez Ordoñez