Hermanos Jesuitas Javier Campo Morales y Joaquín César Mora Salazar


 Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal
     Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
           Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

22 de junio de 2022





Al Congreso Nacional Indígena
Al Concejo Indígena de Gobierno
A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
Al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas
A las y los defensores de los derechos humanos
A los medios libres y alternativos
A los medios de comunicación nacional e internacional
A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

Hermanas y hermanos:
Seguimos luchando en este mes de junio, que marca la mitad del año en que cumpliremos 30 años de caminar como organización independiente y 25 de exigir justicia para la terrible Masacre que se cometió aquí. Estamos reunidos a unos cuantos días de honrar como cada año a nuestro Padre San Pedro, que vio con dolor cómo los tres niveles de gobierno se coordinaron en 1997 para crear, entrenar y dirigir en su pueblo de Chenalhó a los grupos paramilitares que luego llegaron a matar a nuestros 45 hermanos y hermanas inocentes y pacifistas, más nuestros 4 hermanitos bebés que aún no habían nacido, un día 22 como hoy, con el fin de crear terror entre los hermanos zapatistas que se habían alzado en armas contra el gobierno tres años antes.

Foto por: Área de Comunicación de Las Abejas
 




Hoy le decimos al mismo mal gobierno que planeó, financió, coordinó, felicitó, defendió, protegió, y sigue encubriendo y premiando a los autores materiales de la Masacre, que no vamos a parar hasta que se reconozca la verdad y sean castigados todos los responsables, todos los que tuvieron la posibilidad de parar este crimen de lesa humanidad y no lo hicieron, todos los que pudieron haber ayudado a hacer verdadera justicia para los mártires y sobrevivientes de esta Masacre y no lo hicieron, pues han preferido seguir con la política de división y debilitamiento de nuestra organización y de las comunidades que fueron violentadas por este crimen de estado. Por eso, todos los miembros de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal seguimos esperando el Informe de Fondo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y sabemos que es la única manera de que la impunidad no triunfe en Chenalhó y que se reduzca la probabilidad de que los grupos de corte paramilitar sigan actuando con la complicidad de las autoridades, para que no se vuelva a repetir una masacre parecida en Chiapas.

Nos anima saber que existen muchos hermanos que están dispuestos a luchar por esta justicia, aunque tarde mucho en llegar. Tal como lo dijo el papá de uno de los 8 hermanos masacrados en Nochixtlán, Oaxaca, hace 6 años por la Policía Federal en el desalojo forzado que había solicitado el entonces gobernador Gabino Cué, que dispararon contra maestros y padres de familia que protestaban sin armas contra la reforma educativa de Peña Nieto: familiares y víctimas no buscan dinero, sino la verdad y justicia, saber quiénes dieron las órdenes que terminaron con las ocho muertes, incluida la de su hijo, y que se les castigue con todo el peso de la ley, pues hasta ahora solamente han sido aprehendidos tres mandos policiacos.

De la misma forma, seguiremos presionando, junto con todas las mujeres y hombres de buena voluntad que tienen corazón de apoyarnos, para exigir que se haga verdadera justicia por el asesinato de nuestro hermano y compañero Simón Pedro Pérez López. Este 30 de junio se reanudará en Cintalapa la Segunda Audiencia para la presentación de pruebas que demuestran la culpabilidad de su asesino material, que ya está detenido, y seguiremos pidiendo que se juzgue y castigue también a los que le dieron la orden de asesinarlo. Algunos días después, acompañaremos a su familia y a su comunidad en Ejido Israelita del municipio de Simojovel, para conmemorar el Primer Aniversario de la entrega de su vida, que le fue arrebatada un 5 de julio por buscar caminos de paz en la realidad de violencia generalizada que vivimos en nuestro país; situación que viene haciéndose cada vez más grave en Chiapas por la actuación impune de grupos armados vinculados al crimen organizado y a las mafias en el gobierno que los protegen y utilizan.

Ante esto, es por la misma responsabilidad que aprendemos en la Palabra de Dios y con el ejemplo de nuestros mártires, que no podemos callar ni ser indiferentes al sufrimiento, y tal como lo hizo nuestro hermano Simón Pedro, necesitamos solidarizarnos con las víctimas y luchar activamente para construir la paz. Es el mismo espíritu que movió al Padre Marcelo a convocar la Marcha-Peregrinación por la Paz el pasado jueves de Copus Cristi, donde muchos creyentes en San Cristóbal de las Casas pidieron por las víctimas de la violencia de los graves hechos ocurridos en el Mercado de la Zona Norte el pasado 14 de junio, en un enfrentamiento donde a plena luz del día se dispararon armas de alto poder. La peregrinación se organizó también para orar por los perpetradores de la violencia y quienes han fomentado la formación de grupos armados vinculados al crimen organizado en San Cristóbal, es decir para “pedir que acabe la violencia estructural, recuperar la conciencia de que todos somos seres humanos. Todos pedimos por la paz, todos somos humanos y si no hay paz, los que toman las armas tampoco van a estar en paz”.

Y es el mismo espíritu que movió a nuestros hermanos Jesuitas Javier Campo Morales y Joaquín César Mora Salazar, a defender a un hermano que se refugió antier en su parroquia de San Francisco Javier de Cerocahui en la Sierra Taraumara, cuando era perseguido por sicarios que terminaron asesinándolo a él y a los dos padres, robando además sus cuerpos. Nos llena de dolor e indignación esta situación de agravamiento de la violencia en nuestro país, que está cobrando cada vez más vidas inocentes. Nuestro corazón se entristece pero también se contagia con el ejemplo de estos padres que dieron toda una vida de servicio a los hermanos rarámuri, luchando por construir espacios organizados de lucha por la vida y la justicia, denunciando valientemente la terrible violencia que tienen décadas sufriendo nuestros hermanos en Chihuahua. Le pedimos a nuestro Dios Padre-Madre que los reciba y que su sacrificio sea ofrenda que ayude a traer paz, fortaleciéndonos para seguir luchando por ella, iluminando nuestro camino que parece a veces tan oscuro por el dolor y la impunidad.Asimismo, pedimos por nuestros pastores y servidores de la Diócesis de San Cristóbal que han sido amenazados por el crimen organizado, para que sean librados de todo mal y sigan luchando con valentía del lado de los oprimidos para transformar todo lo que trae muerte y destrucción al pueblo.

Así también le pedimos a Dios que siga fortaleciendo a los hermanos del Concejo Indígena y Popular de Guerrero - Emiliano Zapata, que enfrentan ataques permanentes del grupo narco-paramilitar “Los Ardillos” con la protección de los tres niveles de gobierno.

Por último, queremos decirles a nuestros hermanos de Pueblo Creyente en San Juan Cancuc que los que conformamos la Organización Sociedad Civil Las Abejas Acteal entendemos bien la terrible injusticia que están enfrentando desde el pasado 6 de junio que les encarcelaron injustamente a los 5 compañeros: Manuel Santiz Cruz, Agustín Pérez Domínguez, Juan Velasco Aguilar, Agustín Pérez Velasco y Martín Pérez Domínguez, cuyo único pecado ha sido defender la vida y el territorio de 45 comunidades indígenas tseltales que se han declarado en contra de la autopista que han querido construir de San Cristóbal a Palenque. También fueron 5 nuestros compañeros que en 1992 habían sido inculpados con puras mentiras en un asesinato donde habían acudido a socorrer a la víctima, todo por ser molestos para el gobierno que los quería presos para que dejaran de hablar claro sobre las injusticias que se cometían en nuestras comunidades y les tenían mucho coraje por no venderse con los partidos políticos. La movilización de los servidores y creyentes de las Parroquias de Chenalhó y pueblos vecinos, junto con el apoyo de la Diócesis de San Cristóbal con plantones, peregrinaciones, oraciones y ayunos, logró sacar a los inocentes de la cárcel y dio como resultado la fundación de nuestra organización. Cuenten con nosotros para seguir el mismo camino para combatir la vergonzosa maquinaria de injusticia que sigue siendo el poder judicial en Chiapas, fabricando delitos y comprando jueces para paralizar a los defensores de los pueblos que resultan incómodos para los poderosos.

Hermanas y hermanos, les pedimos que sigan caminando con nosotros estos caminos de denuncia y anuncio, de dignidad y esperanza en la necia lucha por la justicia en la verdad.

Desde Acteal, Casa de la Memoria y la Esperanza,

Atentamente
La Voz de la Organización sociedad Civil Las Abejas de Acteal.    
Por la Mesa Directiva:

        Manuel Pèrez Jiménez                                Antonio Ramírez Pérez
              Presidente                                                                      Secretario                                                          
                                   



        Victor Manuel López Gòmez                                   Mariano Sanchez Diaz
       Tesorero                                                                    Sub Secretario

Foto por: Área de Comunicación de las Abejas












Hoy manifestamos nuestro dolor en el corazón, porque se ha ido físicamente de nosotras y nosotros nuestro hermano, nuestro “Jtotik Miguel”

Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.


5 de junio de 2022.


 

Al alma y espíritu de Jtotik Miguel Chanteau Y a todas sus amigas y amigos.

Hermanas y hermanos:

Hoy manifestamos nuestro dolor en el corazón, porque se ha ido físicamente de nosotras y nosotros nuestro hermano, nuestro “Jtotik Miguel” o “Jtotik Chantu”, como le decíamos de respeto y cariño.

El día 1 de junio del 2022, Jtotik Miguel, salió su alma de su cuerpo (como literal decimos en tsotsil). Una comisión de la Mesa Directiva alcanzó todavía a visitar y compartir el último aliento, la última mirada de Jtotik Miguel en el hospital de Caridad en San Cristóbal de Las Casas, en donde yacía su cuerpo varios días. La comisión de Las Abejas de Acteal, le habló en tsotsil, porque Jtotik Miguel aprendió el tsotsil durante sus 33 años de servicio como párroco en San Pedro Chenalhó: “aquí estamos Jtotik Miguel, aquí venimos a verte, discúlpanos si no pudimos venir antes a visitarte, pero sabes que hay mucho trabajo allá en la Organización Las Abejas de Acteal, porque el mal gobierno y los ricos y poderosos no nos dejan en paz, porque todo el tiempo andan buscando cómo exterminarnos para quedarse con las riquezas de la Madre Tierra. Es así Jtotik Miguel que aquí estamos, somos tus hermanas y hermanos, queremos que tu corazón se sienta tranquilo y se ensanche de paz y de amor de Dios Papá-Mamá-Libertadora. 

Jtotik Miguel, aquí estamos contigo, el pueblo de la Organización de Las Abejas de Acteal está contigo y siempre, así como siempre estuviste con nosotras y nosotros en los peores momentos, como cuando fuimos desplazados de nuestras comunidades por los paramilitares del mal gobierno y sobre todo cuando sucedió la Masacre de Acteal ahí estuviste, todo eso nunca lo olvidaremos, gracias por todo Jtotik Miguel”. Pocos minutos después de esta breve plática con Jtotik Miguel, aunque ya no podía platicar y mover sus manos para saludarnos; sus ojos, su corazón y su alma, escucharon toda nuestra palabra. De repente, Jtotik Miguel dejó de respirar, llegó el momento de emprender el camino para ir a vivir con Dios Papá-Mamá-Libertadora, con El Dios de los Pueblos Oprimidos, con El Dios de la Justicia y la Paz.


Según nuestra cultura tsotsil, cuando una persona su alma sale de su cuerpo o sea cuando una persona se muere, antes de apagar su último aliento aquí en la tierra, su alma, su espíritu recorre todos los lugares a donde en vida recorrió, una vez terminado ese recorrido, por fin su alma sale de su cuerpo. Es por eso que simbólicamente las cenizas de Jtotik Miguel está recorriendo los lugares en donde conoció y compartió su vida y servicio al pueblo de Dios Papá-Mamá-Libertadora, es por eso que aquí en este día vino su ceniza a visitarnos aquí en Acteal. Porque Jtotik Miguel no nada más estuvo acompañando a las y los sobrevivientes de la Masacre de Acteal como lo hizo el 25 de diciembre junto con Jtotik Samuel Ruiz García en la misa del entierro de los cuerpos de las 45 hermanas y hermanos nuestros y más los 4 bebés no nacidos, sino, que también fue testigo y solidario cuando fundamos la Organización Las Abejas en el año de 1992.


Es por eso que nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, rinde un respeto grande a Jtotik Miguel desde Acteal, aunque no tenemos que ofrecerle más que nuestra palabra digna y nuestro testimonio de lucha por la justicia y la paz, ante sus restos hecho memoria y ahora esperanza y vida eterna. Ahora, vamos a hablar con el alma de nuestro Jtotik Miguel, que en tsotsil le llamamos resal (“rezo”): Está bien Jtotik Miguel, así como tu alma ya salió de tu cuerpo, ya te convertiste en Santo, ya te fuiste para estar con Dios Papá-Mamá-Libertadora; ya haz dejado de comer lo dulce y lo agrio, por favor discúlpanos si supimos respetarte o no, te pedimos intercedas por nosotros ante Dios Papá-Mamá-Libertadora, que todavía nos dé aliento, que todavía nos dé vida. Jtotik Miguel, también te pedimos llevar varias peticiones en tu viaje y encuentro con Dios Papá-Mamá-Libertadora:


  1. Sabes muy bien que en estos tiempos el mundo está bien descompuesto, o sea hay una descomposición social extremadamente inhumana, y sabes quiénes son los responsables; aquí en Chiapas ya no se puede vivir en paz, ya no se puede caminar con seguridad, porque, una mujer o una niña o un niño, puede ser secuestrado, desaparecido, ultrajado o asesinado a plena luz del día y sobre las narices de los que dicen ser “gobernar” Chiapas. Jtotik Miguel de por sí sabes cómo a nosotras y nosotros los pobres, los “indígenas” y las comunidades y pueblos organizados somos discriminados y despreciados por los ricos y poderosos y los malos gobiernos; aquí en Chiapas existe innumerables casos de presos políticos, el sistema judicial chiapaneco se alimenta de la fabricación de delitos y culpables, a quienes son defensores de la Tierra, Territorio y de la Vida, es así el caso reciente de la detención arbitraria e ilegal de nuestros hermanos: Manuel Sántiz Cruz, Agustín Pérez Domínguez y Juan Velasco Aguilar defensores de derechos humanos de la Parroquia de San Juan C’ancuc, Chiapas, y nos unimos a la exigencia de su liberación inmediata. Jtotik Miguel, la situación de violencia en Chiapas es una vergüenza, da asco, porque nos puede matar un sicario, una banda de criminales o el crimen organizado con la complicidad de la policía, del ejército mexicano y de la Guardia Nacional; para el poder nuestras vidas valen menos que la de un animal o mascota de un rico o de un mal gobierno.


  1. Jtotik Miguel, sabes que el asesinato cobarde de nuestro compañero y hermano Simón Pedro sigue impune, los autores intelectuales no se conocen quiénes son, porque no avanza la investigación, porque el sistema de justicia en Chiapas sólo funciona a favor del dinero y del poder.


  1. Jtotik Miguel, bien sabes que la Masacre de Acteal también sigue impune y ya van a hacer 25 años de que el Estado mexicano mandó sus paramilitares aquí en Acteal para matar a niñas y niños, hombres y mujeres, sobre todo a 4 mujeres embarazadas y, tanto los autores materiales como los intelectuales están libres planeando nuevos crímenes desde el nido de la impunidad y sobre el podrido sistema de justicia mexicano.


Ante todo, lo anterior, Jtotik Miguel, te pedimos presentes ante Dios Papá-Mamá-Libertadora, dile por favor que nos estamos muriendo y no es solo por las enfermedades curables, sino, de todo el plan de muerte y destrucción de los ricos y poderosos en complicidad con los sicarios, el crimen organizado, el narco, bajo la anuencia de los malos gobiernos locales, estatales y federales en turno.


Jtotik Miguel, ha llegado la hora, sabemos que tienes que partir y cuando el padre sol se haya apago su luz en este día, sabremos que has llegado a la Casa de Dios Papá-Mamá-Libertadora, y si preguntan por nosotras y nosotros de cómo está nuestra lucha y resistencia, puedes contarles que aunque el mal gobierno nos está destruyendo, aquí seguimos Trabajando por la Justicia, la Paz y Defendiendo la Madre Tierra y la Vida como lo hacen muchas otras mujeres y hombres de todo México; así como lo hizo Simón Pedro y así como lo hicieron nuestras 45 hermanas y hermanos y más los 4 bebés no nacidos.


Está bien Jtotik Miguel, ve con Dios Papá-Mamá-Libertadora; desde Acteal, Casa de la Memoria y Esperanza, ha llegado el último momento de contemplar tus restos hecho memoria, que de hoy en adelante será parte de la luz y la esperanza de nuestra lucha como Sociedad Civil Las Abejas de Acteal…


¡Hasta siempre Jtotik Miguel!


                                                              




Atentamente

La Voz de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.


                                                          Por la Mesa Directiva:


Manuel Pérez Jiménez

Presidente


Antonio Ramírez Pérez

Secretario





Victor Manuel López Gómez

Tesorero

Mariano Sánchez Díaz

Sub Secretario

 


















El próximo 5 de julio se cumple ya un año del cobarde asesinato de nuestro compañero y hermano Simón Pedro Pérez López: abeja, expresidente de nuestra Directiva y Defensor de Derechos Humanos, de la Vida y el territorio.

 

Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

   Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

                                                 Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

 

22 de mayo de 2022

 

 

 

 

 

 Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicación nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

 

Hermanas y hermanos:

Foto: Aréa de Cominicación de las Abejas de Acteal

Por quinta vez nos reunimos en este año que se cumplirán ya 25 años de estar exigiendo la justicia que no llega para una de las masacres más vergonzosas de la historia reciente de México, donde un grupo de paramilitares priístas y cardenistas abrió fuego y asesinó a 45 hermanas y hermanos nuestros, más 4 bebés que sólo esperaban algunas semanas para poder nacer y, en cambio, antes de morir fueron obligados a sentir el ultraje que sufrieron sus mamás. El delito de nuestros mártires fue únicamente pedir paz y no querer ser cómplices de la estrategia contrainsurgente que coordinó Ernesto Zedillo contra los zapatistas alzados en armas en 1994, con el apoyo de toda la estructura de gobierno federal, estatal y municipal que estaba en el poder en 1997. Pronto se cumplirán ya 25 años de esperar el castigo a todos los responsables de la Masacre por acción y omisión -materiales e intelectuales- para asegurar que esto no pueda volver a ocurrir. ¿Cuántos años más necesita la CIDH para emitir el Informe de Fondo que documente la verdad y ordene al estado mexicano lo que debe hacer para acabar con la impunidad que todos los gobiernos siguientes han estado regalando a los criminales que perpetraron, organizaron, coordinaron, prepararon, financiaron y encubrieron la Masacre, incluyendo al Ejército y a la Seguridad Pública?



¿Cuántos años más tendremos que soportar la presión de los sobrevivientes y familiares de nuestros Mártires que tomaron el camino de la Solución amistosa con el Gobierno mexicano, dejando el caso de la Masacre de Acteal en la impunidad?

Hoy queremos reconocer la dignidad de los jóvenes que se resisten a aceptar la solución amistosa para el Caso Acteal, ante la insistencia del llamado “Consejo pacifista” que sigue con la ambición oportunista de quererse quedar con más del jugoso botín de la “reparación del daño”, pretendiendo convencer a los hermanos Alberto Pérez Arias y Agustín Pérez Gómez de nuestra organización y a su papá, de negociar la muerte de su mamá, quien fuera terriblemente violentada, arrancando de su vientre a su bebé y masacrada aquí el 22 de diciembre de 1997. Damos gracias a Dios Padre y Madre porque sigue habiendo jóvenes que no se dejan llevar por la tentación del dinero ni sucumben al desgaste de tantos años sin justicia.

El próximo 5 de julio se cumple ya un año del cobarde asesinato de nuestro compañero y hermano Simón Pedro Pérez López: abeja, expresidente de nuestra Directiva y Defensor de Derechos Humanos, de la Vida y el territorio. Tampoco para él hemos encontrado justicia expedita. Aunque se está llevando a cabo el juicio al autor material y esperamos que el día 30 de junio por fin se celebre, sin más dilación en Cintalapa, la Segunda Audiencia para la presentación de las pruebas que indican su culpabilidad, estamos enfrentando la falta de voluntad política para investigar el contexto y las verdaderas causas de su asesinato, que pudieran dar con los responsables de ordenar su ejecución.

No queremos que tengan que pasar otros 25 años para que se haga justicia en el caso de Simón Pedro, por eso le pedimos a todos nuestros hermanos y hermanas solidarias que nos ayuden difundiendo su caso y participando en una celebración cuya convocatoria lanzaremos muy pronto con ocasión de su Primer Aniversario; y a nuestro Dios de la Esperanza, le pedimos que le siga dando ánimo a su familia y a toda nuestra Organización para seguir luchando cada día, hasta que llegue la justicia.

Foto: Aréa de Cominicación de las Abejas de Acteal

Así también le pedimos a Dios que fortalezca especialmente a los hermanos del Concejo Indígena y Popular de Guerrero - Emiliano Zapata, que comprenden perfectamente nuestro dolor y el de la familia de Simón Pedro, pues ellos acaban de ver cómo el grupo narco-paramilitar “Los Ardillos” desapareció y asesinó a otros dos de sus compañeros: Marcos Campos Ahuejote de la comunidad de Xicotlán y Lorena Chantzin Paxacuasingo de Acahuehuetlán, quienes fueron detenidos y desaparecidos cuando se dirigían a Chilapa, Guerrero y encontrados al otro día sin vida, con señales de tortura. El gobierno, en vez de investigar, dio la versión de que murieron a causa de un accidente automovilístico, ya que está protegiendo a ese grupo. Queremos que sepan que no están solos y que respetamos su dolor y su claridad en la denuncia de los narco-paramilitares y quienes los encubren en los tres niveles del gobierno. Seguiremos con ustedes, hermanados en la exigencia de justicia para todos sus asesinados y desaparecidos.

Foto: Aréa de Cominicación de las Abejas de Acteal

Y es que la violencia en Chiapas también está en aumento, sobre todo por “la aparición y agudización del Crimen organizado y su relación con los Megaproyectos y la re-militarización y violencias hacia las mujeres”, como dicen en su pronunciamiento nuestras hermanas de la Asamblea del Movimiento de Mujeres de la región Zoque, Norte-Palenque, Sierra Fronteriza, Costa y Altos de Chiapas por la defensa de la madre tierra y nuestros territorios, que se reunieron este mes en la Región Zoque, seis meses después de haberlas recibido en esta Tierra Sagrada. Como ejemplos de esta violencia hacia nuestros pueblos, ellas mencionan “el mal llamado Tren Maya en Zona Norte-Palenque, los Proyectos Hidrocarburíferos y geoparques en zona Zoque, el gasoducto en zona Costa y agrotóxicos, acaparamiento del agua y especulación inmobiliaria en zona Altos”. Pero sobre todo, nos alertan sobre la Agudización del Narcotráfico, aumento de feminicidios, muertes y desapariciones diarias debido al aumento de alcohol, drogas, armas y prostitución. Generando terror hacia las mujeres, principalmente el miedo colectivo hacia jóvenas y niñas”. Y nos dan esperanza al compartir que en la Zona Fronteriza las mujeres han llegado a organizar marchas en contra de los negocios que promueven estos consumos (cantinas, establecimientos nocturnos, etc.) Y con su Asamblea y su pronunciamiento, estas mujeres nos están gritando que la única respuesta a toda esta violencia sigue siendo la organización y la participación de hombres y mujeres en las decisiones e iniciativas que vamos realizando para defender nuestra vida.

Una de estas importantes iniciativas que saludamos hoy Las Abejas de Acteal es la Caravana pacífica e histórica de aproximadamente 200 integrantes del Pueblo Wixárika que van caminando a pie desde sus tierras en el Estado de Jalisco rumbo a la CDMX para buscar la restitución de su territorio ancestral, que ha sido usurpado por ganaderos y pequeños propietarios. Su objetivo es caminar más de 600 km hasta la capital mexicana, para que les sea atendida la exigencia de la restitución de sus tierras comunales. Sabemos el enorme esfuerzo que esto significa, pues nosotras y nosotros hicimos un recorrido parecido en el 2001, cuando peregrinamos junto con nuestros hermanos de Xinich por tres meses desde Acteal hasta la Basílica de Guadalupe para pedir que se respetara lo firmado en San Andrés entre el EZLN y el gobierno federal para garantizar nuestro derecho como pueblos a la autonomía en nuestros territorios.

Foto: Aréa de Cominicación de las Abejas de Acteal

Sabemos que nuestros hermanos zapatistas están pagando caro el seguir perseverando en la construcción de esta autonomía, sin acceder a la privatización de la tierra colectiva. Organizaciones que antes eran compañeros, ahora se han vuelto paramilitares que les disputan a las bases de apoyo zapatistas las tierras que recuperaron juntos en 1994. Lamentamos mucho los últimos ataques armados de la ORCAO a nuestras hermanas y hermanos zapatistas a inicios de este mes, que provocaron el desplazamiento de un total de 83 personas, 54 bases de apoyo de la comunidad de Emiliano Zapata (11 familias) y 29 (4 familias) de La Resistencia, ambas pertenecientes a la Junta de Buen Gobierno Nuevo Amanecer en Resistencia por la Vida y la Humanidad, en la demarcación del municipio oficial de Ocosingo, como lo documentó la Red de Resistencia y Rebeldía Ajmaq. Queremos que sepan que sabemos el sufrimiento que están pasando y pedimos por que tengan ánimo y fortaleza para seguir defendiendo su tierra y su lucha pacífica, que es también nuestra lucha.

Hermanas y hermanos que siguen perserverando con nosotros en la lucha por la justicia verdadera, les pedimos que sigan exigiendo con nosotras y con nosotros de manera organizada, la justicia que es lo único que puede traer la paz en nuestros pueblos. En el caso Acteal, les pedimos que sigan demandando con nosotros que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos publique ya su Informe de Fondo y se cierre la puerta a la impunidad que el gobierno mexicano sigue ofreciendo a a los responsables materiales e intelectuales de la masacre.

 

Desde Acteal, Casa de la Memoria y la Esperanza,

Atentamente

La Voz de la Organización sociedad Civil Las Abejas de Acteal.   

Por la Mesa Directiva:

 

 

 

 

        Manuel Pèrez Jiménez                                                         Antonio RamíreZ Pérez

              Presidente                                                                                 Secretario                                                          

                                  

 

 

 

        Victor Manuel López Gòmez                                               Mariano Sanchez Diaz

                      Tesorero                                                  Sub Secretario       

 






exigiendo que se lleve a cabo un juicio cabal, con todas las investigaciones necesarias para dar con los responsables materiales e intelectuales del cobarde asesinato de nuestro compañero Simón Pedro Pérez López

 


Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.


22 de abril de 2022



Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicación nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional


Hermanos y hermanas:

En esta tierra fueron sembradas 49 semillas de dignidad, considerando la vida de nuestras 45 hermanos y hermanas más la de los 4 bebés que aún no habían nacido cuando fueron brutalmente asesinados por paramilitares priístas de Chenalhó, en una operación contrainsurgente coordinada por los tres niveles de gobierno en 1997. Aquí hemos visto de


nuevo crecer la vida que brota de esas semillas y hemos compartido sus frutos: pese a todos los intentos que ha hecho el gobierno de comprarnos, dividirnos, burlarse de nosotros, difamarnos, engañarnos, apostar al cansancio y al olvido, no han logrado que dejemos de exigir justicia, como cada mes, para que se castigue a los responsables materiales e intelectuales de la Masacre. Nutridos con la cosecha de la vida que cada día crece y madura del ejemplo de nuestros mártires, seguimos aprendiendo a luchar de manera no violenta contra la mentira y la impunidad que traen muerte y sufrimiento para nuestro pueblo.

Y en este tiempo del año en el que sembramos lo que nos sustenta, nuestro maíz y nuestro frijol, seguimos sembrando también la esperanza de justicia, exigiendo que se lleve a cabo un juicio cabal, con todas las investigaciones necesarias para dar con los responsables materiales e intelectuales del cobarde asesinato de nuestro compañero Simón Pedro Pérez López, quien fue ultimado precisamente por ser Defensor de Derechos Humanos, de la Vida y el territorio, lo que quieren ocultar quienes intentan hacer un juicio abreviado que sólo incrimine de forma individualizada a su presunto asesino material y no mencione nada del contexto en que se le ejecutó extrajudicialmente a Simón Pedro para que se deje libres a quienes planearon y ordenaron su asesinato. El sistema penal debe incorporar el análisis de contexto para entender la dimensión de los asesinatos ocurridos en un marco de violencia generalizada. El asesinado de Simón Pedro no se entiende sin el contexto en el que él trabajaba. Simón Pedro era una persona estratégica, que escuchaba y caminaba con su pueblo haciendo comunidad para luchar en contra de la injusticia y violencia que viven. Eso fue su pecado, luchar en contra de la injusticia y la verdad.

Los hombres, mujeres, niños y niñas de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal seguiremos limpiando esta milpa de la paz que sembraron con sus vidas nuestros mártires y nuestro hermano Simón Pedro, seguiremos trabajando con nuestras manos para quitar la


maleza que intenta acallar nuestras exigencias, para que pueda crecer la justicia regada con verdad. La justicia será el fruto de nuestra lucha y nos permitirá vivir sin impunidad, para que nadie más sea ultimado por defender al pueblo, para que nadie más sea masacrado por luchar por la paz.

Por eso alzamos la voz cada vez que escuchamos que hay compañeros nuestros que están siendo perseguidos y amenazados por decir la verdad que incomoda a los poderosos, como es el caso de nuestro hermano Ernesto Ledezma Arronte, quien durante muchos años ha documentado las violaciones a los derechos humanos de los pueblos y las ha denunciado y difundido sin miedo. Este mes fue nuevamente objetivo de amenazas, luego de publicar un reportaje sobre la extracción de litio en México y de quiénes están siendo afectados por su explotación, basados en una investigación de la Dra. Violeta Remedios Núñez Martínez, profesora de la UAM Xochimilco que se dedica a estudiar los Megaproyectos que el gobierno en turno está tratando de sacar adelante en México.

De la misma forma, no nos cansaremos de seguir dando nuestro testimonio de lo valioso e imprescindible que ha sido y es el trabajo del Padre Marcelo Pérez Pérez en la búsqueda de la paz. Queremos que sepa que no está solo y que hay muchos Barrios y Organizaciones que lo respaldamos y apoyamos, y que no dejaremos que se crean todas las mentiras que se difunden sobre él, con el único objetivo de tapar todas las realidades que él tiene el valor de denunciar y para echar abajo las iniciativas que tiene la fuerza de convocar. Le pedimos a Dios que nos dé más pastores como el Padre Marcelo y que siga junto a él, dándole la fortaleza, la entrega y el valor que ha demostrado por tantos años ya. Para nosotros, el Padre Marcelo es prueba de la resurrección de Jesús que nos encontramos festejando y sabemos que nuestros mártires de Acteal también lo sostienen.


Y queremos contagiarles nuestra alegría porque vemos cómo la semilla de la dignidad brota también en las milpas de otras compañeras y compañeros.

Queremos solidarizarnos con nuestros hermanos tseltales que defienden su territorio en Bachajón y Chilón contra la militarización y contra los intereses de las empresas que quieren despojarles de sus recursos, ayudados por la Guardia Nacional que construyó en Chilón un cuartel militar sin consultarles, y que ha reprimido violentamente las protestas del pueblo, llevándose presos en 2020 a José Luis Gutiérrez Hernández y César Hernández Feliciano para torturarlos y meter miedo entre los hermanos que siguen luchando legal y pacíficamente porque se quite esa Base Militar de sus tierras y los dejen vivir en paz. Hoy nuestros hermanos siguen enfrentando un proceso legal en libertad pero con la amenaza de ser aprehendidos de nuevo en cualquier momento. Es por eso que el Pueblo Creyente organizó el pasado 8 de abril un Viacrucis para exigir que se resuelva a su favor el amparo contra la construcción del Cuartel de la Guardia Nacional que tienen interpuesto desde hace 17 meses, y para que ya se reconozca la inocencia de nuestros hermanos y las violaciones a los derechos humanos que han padecido. Aunque no pudimos estar presentes con ellos, nos sumamos a estas exigencias y le pedimos al Dios de la Vida que así como nuestros hermanos compartieron el sufrimiento de las torturas de Jesús, también les de la fuerza que viene con la alegría de su resurrección, para que no se desanimen y continúen en la lucha por su libertad absoluta y que se respeten los derechos de los pueblos indígenas a la autodeterminación en la Zona Tseltal de Bachajón-Chilón.

Hoy también queremos hacernos eco de las exigencias al gobierno que, en su comunicado del pasado viernes santo, expresó muy bien el Consejo de nuestra Parroquia de San Pedro Apóstol y Mártir en Chenalhó, pues es responsabilidad del gobierno parar el espiral de violencia que estamos viviendo y que se garantice efectivamente la vida, la tranquilidad y la paz en nuestro municipio y también en Pantelhó y Simojovel; así como en Aldama y Santa Martha –donde continúan los desplazamientos forzados en ambos lados y el fuego cruzado, y donde el Frayba documentó 437 ataques perpetrados por grupos armados de Santa Martha sólo en el pasado mes de marzo-.

Asimismo, exigimos que el Presidente Municipal de Chenalhó y sus Agentes Rurales hagan valer los acuerdos que han firmado, donde se comprometen a desaparecer las cantinas de la cabecera y las comunidades, con el fin de que disminuya la violencia, la descomposición social y la muerte que traen consigo el consumo de drogas y el alcohol.


Nuestros hermanos y hermanas que se están organizando en la Caravana por el Agua y la Vida que hace un par de días se reunieron con pueblos y comunidades en resistencia que se coordinan en el CNI y otros adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona en Oaxaca, nos están mostrando cómo fuera de Chiapas también hay muchos pueblos sembrando la semilla de la vida, defendiendo la tierra y su salud del despojo y la depredación capitalista, no sin tener que enfrentar la violencia desatada del gobierno y sus socios criminales. Tal es el caso de la comunidad de El Rebollero en San Pablo Cuatro Venados, Oaxaca, que sólo en este mes ha sufrido ataques armados de grupos paramilitares, diariamente del 10 al 16 de abril contra las familias de la comunidad, para que abandonen sus tierras y que la empresa canadiense Continuum Resources Ltd. pueda seguir sin resistencias sus exploraciones con la concesión que le dio el gobierno, contaminando sin protestas el Río Valiente que abastece a la región.


Hermanas y hermanos que nos escuchan y reciben nuestro polen, les pedimos que sigan trabajando y regando, como nosotros y nosotras y con nosotr@s, la milpa de la paz para cosechar la justicia. En el caso Acteal, les pedimos que sigan demandando con nosotros que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos publique sin demorar más su Informe de Fondo y dé indicaciones precisas al gobierno mexicano para que se castigue los responsables de la masacre y se comience a cerrar la supercarretera de la impunidad que se ha venido construyendo en Chiapas desde 1997.


Desde Acteal, Casa de la Memoria y la Esperanza,

Atentamente

La Voz de la Organización sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Por la Mesa Directiva:


Manuel Pérez Jiménez

Presidente


Antonio Ramírez Pérez

Secretario





Victor Manuel López Gómez

Tesorero

Mariano Sánchez Díaz

Sub Secretario


Venimos hasta aquí, para exigirles a la FG y al PJE que lleven a cabo su trabajo en aplicar la justicia e investiguen no solo el delito del autor material del asesinato de Simón Pedro, sino, también a los que dieron la orden de matar

 


Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

     Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal

           Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.

 

 



 

 

Al Congreso Nacional Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

A las y los defensores de los derechos humanos

A los medios libres y alternativos

A los medios de comunicación nacional e internacional

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

 

Hermanas y hermanos:

 

Desde los Altos de Chiapas en donde se encuentra la Tierra Sagrada de Acteal, venimos a este lugar para exigir una justicia verdadera y de raíz por el cobarde asesinato de nuestro compañero y hermano Simón Pedro Pérez López (Simón Pedro).

 

La organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, sobrevivientes de la Masacre de Acteal, junto con la familia de Simón Pedro y nuestros abogados y compañeros del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), nos encontramos en frente del Juzgado de Control del municipio de Cintalapa, Chiapas, para realizar una Acción Pacífica y No Violenta, durante la audiencia intermedia de ofrecimiento y admisión de pruebas, con relación al cobarde asesinato de nuestro compañero y hermano Simón Pedro.

 

Venimos hasta aquí, para exigirles a la Fiscalía General (FG) y al Poder Judicial del estado de Chiapas (PJE) que lleven a cabo su trabajo en aplicar la justicia e investiguen no solo el delito del autor material del asesinato de Simón Pedro, sino, también a los que dieron la orden de matar y/o responsables del contexto de violencia generalizada en el municipio de Pantelhó, Chiapas.

 

Queremos reafirmar que a nuestro compañero y hermano Simón Pedro, lo mataron por su lucha y compromiso en la defensa de los derechos humanos, de la Madre Tierra y por la Vida. A nuestro hermano Simón Pedro, lo mataron 7 meses después de haber dejado su cargo de presidente de nuestra Organización Sociedad Civil Las Abejas. A Simón Pedro, lo mataron en el contexto de violencia generalizada en el municipio de Pantelhó, y la causa está muy clara, es que Simón Pedro junto a su papá y catequistas de la Parroquia de Pantelhó se solidarizaron con las víctimas y familiares de las personas asesinadas en este municipio, además realizaron jornadas de ayuno y oración para pedir la paz y se detuviera la violencia en dicho municipio, sin embargo como ya es uso y costumbre de los que se dicen llamar gobiernos y policías, así como actuaron los gobiernos y policías en la guerra de contrainsurgencia de Chiapas en el año de 1997, permitieron que los caciques y grupos criminales de Pantelhó, sembraran terror y miedo, asesinando a decenas de personas incluyendo a nuestro hermano y compañero Simón Pedro.

 

Es por eso que nuestra Acción Pacífica y No Violenta de hoy, recalcamos, que es por la justicia verdadera y se reconozca la verdad, que el asesinato de Simón Pedro fue por su trabajo como defensor de los derechos humanos y que su pérdida, es una pérdida para la familia, la organización y la sociedad al asesinar a una persona que luchaba por los derechos y la vida de todas las personas.

 

Ante todo lo anterior, exigimos a la FG y la PJE y las autoridades correspondientes que no alarguen el proceso de la aplicación de justicia y agilicen las líneas de investigación hacia los responsables de dar las órdenes de matar a nuestro compañero y hermano Simón Pedro.


 

Porque ya estamos cansadas y cansados de tanta corrupción, impunidad y violencia en nuestras comunidades y territorios, y para acabar con toda esta desgracia es aplicando la justicia verdadera. Por ello, insistimos a la FG y al PJE de Chiapas, que toda esta violencia y asesinatos en Chiapas, es porque el mismo gobierno y jueces corruptos lo han permitido, desde la liberación masiva de los paramilitares autores materiales de la Masacre de Acteal y premiar a estos asesinos en vez de aplicarles la justicia, se firmó digamos una “ley”, que matar y asesinar a personas inocentes, a defensores de derechos humanos, de la Madre Tierra y la Vida, no serán investigadas.


 

En nombre de la sangre de nuestro compañero y hermano Simón Pedro, exigimos a los gobernantes y autoridades correspondientes, que no sigan esas mismas políticas de muerte como lo hicieron sus antecesores. Pero, si las autoridades competentes y gobiernos en turno no acatan el mandato de ley en materia de justicia, entonces, están permitiendo que la impunidad y la violencia se perpetúen, a costa de la vida de las personas defensoras de derechos humanos, de la Madre Tierra y la Vida.

 

Hermanas y hermanos, por último, queremos agradecerles de corazón a las mujeres y hombres de buen corazón quienes nos acompañaron físicamente y a las que desde algún lugar están pendientes de esta acción Pacífica y No Violenta. Y les pedimos seguir al tanto del proceso de justicia, por la Verdad y la Memoria de nuestro compañero y hermano Simón Pedro.

 

 

 

¡Justicia para Simón Pedro!

¡Justicia para todas y todos quienes han sido asesinados por defender los derechos humanos, la Madre Tierra y la Vida!

 

Desde, Cintalapa, Chiapas; a 28 de marzo de 2022.

 

Atentamente

La Voz de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

 

Por la Mesa Directiva:

 

Manuel Pérez Jiménez

Presidente

 

Antonio Ramírez Pérez

Secretario

 

 

 

 


Victor Manuel López Gómez

Tesorero

 

Mariano Sánchez Díaz

Sub Secretario